Cristalería y carpintería de aluminio en A Coruña

Definiciones y datos técnicos

VIDRIO MONOLÍTICO

Denominamos vidrio monolítico a aquel constituido por una única lámina de vidrio para diferenciarlo del vidrio compuesto constituido por dos o más láminas, como sucede con el vidrio de seguridad laminado, o con el doble acristalamiento.
Dentro de los monolíticos encontramos infinidad de variedades.
El denominado vidrio recocido o float, (en referencia a su proceso de fabricación) puede ser incoloro, que es el vidrio común utilizado comercialmente y que encontramos en espesores desde 2 a 19 mm, de color (gris, verde, bronce, etc ) o extraclaro, que es un vidrio con bajo contenido en óxidos de hierro y especialmente nítido, ya que no presenta la tonalidad verde propia de los vidrios.
Los vidrios decorados también se encuentran en este grupo, con infinidad de motivos y texturas que ya vienen impresos o grabados de fábrica, tales como por ejemplo y solo por citar algunos de ellos, el delta, el escarcha o el picks. Los vidrios armados (con alambre en su interior), los vidrios mateados al ácido o al chorro de arena,  o los vidrios lacados, también se encuentran dentro de los vidrios monolíticos.

VIDRIO LAMINADO

El vidrio laminado se compone de dos o más hojas de vidrio monolítico unidas entre ellas gracias a una o más láminas de un polímero plástico (Butiral de polivinilo), mediante un procedimiento térmico y de presión. Se considera un vidrio de seguridad ya que al romperse, los pedazos permanecen adheridos a la mencionada lámina, sin desprenderse y evitando así el riesgo de producir lesiones.
Variando el tipo, el número de vidrios y butirales, la función y el aspecto necesarios en cada entorno y aplicación, podemos crear diferentes composiciones que nos darán diferentes prestaciones: antiagresión, antirrobo, antibala, aislamiento acústico, control térmico, control solar, decorativos, etc.

VIDRIO TEMPLADO

El vidrio templado se fabrica a partir de un vidrio normal o flotado, el cual  se calienta gradualmente hasta una temperatura de reblandecimiento para después enfriarlo muy rápidamente con aire. Este proceso consigue que el vidrio quede expuesto en su superficie a tensiones de compresión y en el interior a tensiones de tracción, confiriéndole mayor resistencia estructural y al impacto que el vidrio monolítico normal, teniendo la ventaja adicional de que en caso de rotura se fragmenta en trozos muy pequeños, por lo cual se le considera tambien vidrio de seguridad.
Todas las manufacturas que sea necesario realizarle a un vidrio ya sean taladros, muescas, canteados, etc. deberán ser practicadas previamente a el proceso de templado.
Entre las propiedades físico-químicas más importantes que adquiere el vidrio cuando es templado destacan:
-    La resistencia a la flexión del vidrio recocido al templarlo aumenta considerablemente, lo que lo hace 4 o 5 veces más resistente que un vidrio normal.
-    La resistencia al choque térmico (diferencia de temperatura entre una cara y otra de un paño que produce la rotura de éste) pasa de 60ºC a 240ºC.
El vidrio templado se puede laminar para obtener así un vidrio de altas prestaciones desde el punto de vista de la seguridad.

DOBLE ACRISTALAMIENTO

El doble acristalamiento está formado por dos o más vidrios, separados entre sí por una cámara de aire deshidratado (o con gases pesados tipo Argón o Criptón), constituyendo un excelente aislante térmico y acústico y reduciendo las condensaciones sobre el vidrio interior.
La separación entre los vidrios está definida por un perfil separador de aluminio en cuyo interior se aloja un producto desecante y la estanqueidad está asegurada por un doble sellado perimetral a base de sellantes orgánicos.
El primer sellado se realiza sobre el perfil separador, con butilo, con anterioridad al montaje de los vidrios, mientras el segundo sellado se lleva a cabo con polisulfuro una vez ensamblados los vidrios sobre el perfil separador.

En función de las necesidades requeridas en una construcción y de los tipos de vidrios que se le incorporen a su estructura, el doble acristalamiento  mejora sus prestaciones, ya que posibilita infinidad de combinaciones óptimas de diseño, aislamiento, protección física y/o acústica, control solar:

  • Mediante la incorporación en su composición de vidrios de control solar y/o bajo emisivos, se controla y regula el paso de luz, protegiendo además tanto del frío como del calor.
  • Incorporando al doble acristalamiento un vidrio de seguridad (laminado o templado) se evita el riesgo de accidentes por roturas, caídas o cortes.
  • Con la utilización de vidrio laminado acústico, se reduce los ruidos exteriores , mejorando las condiciones de habitabilidad.
  • Puede usarse como elemento de decoración mediante la incorporación de vidrios decorados, vidrios lacados, vidrios laminados de color, vidrios grabados, etc.
  • El doble acristalamiento colabora en el mantenimiento y mejora del medio ambiente, pues reduce las emisiones contaminantes de CO2 gracias a la reducción de consumos energéticos que propicia (calefacción y aire acondicionado).

 

Camarglass